saltar el menú

Los frutos de la tierra

Hubo un tiempo en el que los contenidos de la educación escolar incluían nociones básicas para cultivar un huerto, realizar un injerto o entender el proceso que convierte la uva en vino. Todo eso es ya historia y, como consecuencia lógica, las encuestas públicas muestran la ignorancia mayoritaria sobre el origen de la leche que desayunamos o el tipo de planta en que crecen los pimientos. Más peligroso aún, una significada mayoría de personas considera que los alimentos transgénicos son aquellos que “contienen genes”. Por cierto, todas esas encuestan se realizaron en la cultivada Europa. Es evidente que hay una deficiencia severa de conocimientos en materias tan básicas como las que nos dan de comer y vestir. La forma de vida y el orden social tal como los conocemos hoy serían imposibles sin la Agricultura.

Nuestro colega y expresidente de nuestra sociedad, el Prof. Ignacio Cubero, ha publicado recientemente el libro “Agricultura para los que no saben de agricultura” (Ed. Mundi-Prensa) en el que trata de paliar esta flagrante deficiencia. EL libro es ameno, tanto en sus contenidos como en la forma de presentarlos. Incluye una breve historia del origen de la agricultura que desmitifica la llamada “Revolución del Neolítico” poniéndola en su justo orden temporal y evolución lenta pero inexorable. Otro tanto sucede con el origen de la escritura. Nada de testimonios imaginados de luchas entre dioses o gestas de grandes reyes, pura y aburrida documentación sobre cosechas de grano, transacciones entre mercaderes y otros estadillos.

La metodología de la selección, o si se prefiere, la ingeniería genética prehistórica, se expone de forma muy comprensible en las primeras secciones del libro. Esa ingeniería intuitiva es la que permitió la alimentación eficiente de poblaciones cada vez mayores en regiones cada vez más diferentes climáticamente de aquellas en las que crecía el ancestro primigenio del arroz, la patata, el trigo, etc. Del mismo modo, la Ganadería es tratada en el libro como parte inseparable de la Agricultura, aún a pesar de los conflictos históricos entre los practicantes de una y otra actividad productiva. Como buen profesional de la Genética, el autor intenta explicar los conceptos de especie, raza, variedad, cultivar, etc. Las sutilezas en las definiciones de esos términos no ocultan la realidad de que los organismos son, en realidad, formas solo relativamente estables en el flujo de genes que enlaza todos los seres vivos.

Quienes lean este libro aprenderán, y se sentirán estimulados a continuar aprendiendo, el que, probablemente, es el segundo oficio más antiguo de la humanidad. Ciertamente, el libro merecería ser incluido entre las lecturas recomendadas para escolares y estudiantes en general.

Está disponible en: Éste enlace

Alberto Ferrús



estadisticas última actualización: 30/07/2018 23:36:23. por Miguel Burgos © Sociedad Española de Genética